Antecedentes del derecho constitucional

 

Para centrarnos en los antecedentes del derecho constitucional debemos focalizar un par de acontecimientos situados en el último cuarto del siglo XVIII que cambiaron el mundo. Estamos hablando de la Revolución americana y de la revolución francesa.

Revolución americana:

Las colonias británicas en América se quejaban constantemente debido a la diferencia con la que se aplicaba el derecho, de una forma mucho más deficiente que en el estado. En 1765 Llegaron a rechazar los impuestos exigidos por la corona.

Entre 1774 y 1775 se formalizan varios congresos que finalizan con la independencia de las colonias británicas, algunas de las cuales forman su propia constitución, y se unieron en una nueva “Confederación”.

Derecho constitucional

Esta confederación finalmente ganó la guerra y en 1787 se redactó un proyecto de constitución federal aprobado por la mayoría de los Estados.

Revolución francesa:

El antecedente auténtico del derecho Constitucional tiene lugar sin duda durante los años de la Revolución francesa:

En 1789 en Francia se formula la “Declaración de los derechos del Hombre” con carácter universal y atemporal. Sus estados Generales no se habían reunido desde el año 1614 pero la presión social y la necesidad de una reforma les obligó a convocarse. Tras la reunión de sus representantes en la Asamblea General, se originó de forma inminente la revolución comenzando por la famosa “Toma de la bastilla”.

Los hechos comenzaron en julio de 1789, pero para agosto la Declaración ya había sido manifestada. Se marcaron con gran énfasis las ideas generales del régimen constitucional liberal:

1 – Soberanía nacional

2 – Estado representativo

3 – División de poderes

4 – Garantías de Libertad

5 – Derechos individuales respecto a los poderes públicos

6 – Principios de legalidad

La revolución francesa terminó con el absolutismo y con los privilegios de la clase social burguesa. Finalizó el periodo de las justicias señoriales, fue el fin del ordenamiento jurídico único y Poder judicial único. La iglesia católica perdió su poder autoritario que desembocó en un Estado Laico