Antecedentes de la industria


Vamos a tratar los antecedentes históricos de la industria: El ser humano, desde los inicios de su propia civilización, tuvo que idear nuevas herramientas para mejorar la caza o el cultivo de las tierras.

Con el paso del tiempo, se fueron mejorando las herramientas y se crearon nuevos inventos de producción que beneficiaban y facilitaban las labores diarias. Uno de los antecedentes de la Industria los encontramos en la aparición de la antigua máquina herramienta, que produjo en el hombre cambios notables, de modo que se fue abandonando la bruta explotación humana, ya fuese mediante esclavos, bestias, o mediante jornadas interminables al sol.

Evolución de la Industria

Las herramientas se fabricaban de forma manual, por lo que se hace necesario la especialización del gremio, un tipo de habilidad trasmitida de maestros a alumnos de modo que el oficio se mantenga. El límite de este tipo de industria viene fijado por el mercado y por la demanda del producto fabricado. Los precios también vienen derivados del costo de producción, por lo que cualquier variación en las herramientas que suponga un beneficio puede marcar la diferencia entre una buena industria o una mala industria.Industria
Durante la Edad media, la explotación de la tierra marcaba el progreso y la riqueza de un territorio y el poder venía de los propios propietarios y terratenientes de la zona. aparecen los gremios y comienza a desarrollarse un óptimo nivel industrial.

La revolución Industrial

Pero fue la llegada de la revolución industrial la que marcó las diferencias y el varadero antecedente de la industria moderna de la humanidad, desarrollándose actividades en las que los gremios trabajan en cadena unos para otros, formando complejas cadenas de producción de modo que cualquier producto pueda extenderse y llegar a todo el mundo. Todo esto se impulsó por el carácter económico de la época que impulsaba a la vez el antecedente del capitalismo.

Antes de la revolución industrial, el trabajador era dueño de sus propias herramientas y podía basar su economía en ellas, tras la revolución industrial, las grandes corporaciones aportaban sus máquinas, gigantes y caras y el trabajador no era mas que una pieza más del engranaje.